Cuando echo la vista atrás me doy cuenta que  desde junio de 2012 estoy inmersa en la aventura de la lactancia. Mi hija pequeña tiene 20 meses y sigue lactando como el primer día y Vera, la mayor, lo dejó por gusto propio el año pasado, poco después de empezar el cole, asi que estuvo tomando teta durante 3 años y 4 meses.

vera-byn-recien-nacida

Cuando he comentado esto a la gente que me rodea, o simplemente han sido partícipes de ello de alguna manera, me he encontrado (imagino que como muchísiiiiisimas de vosotras) con el típico comentario “¿Y todavía toma teta?” o los del tipo “¿pero esta niña cuando va a dejar la teta”, o lo que es peor… “Si ya no saldrá nada… será agua”… y como éstos podría hacer una lista enorme con comentarios varios. Este es uno de los motivos por los que muchas madres van abandonando la lactancia o incluso se plantean el destete.

A menudo, las madres lactantes, sufren una gran presión por parte de familiares, amigos e incluso desconocidos que se aventuran a hacer comentarios que nadie les ha pedido, en torno al destete. Que conste… que hablo de de lactancia materna porque hablo de mi experiencia personal, pero soy totalmente consciente de que esta presión y otras las sufren en general todas las madres, porque todo el mundo opina de todo… y ya seamos madres lactantes, así como si se da el biberón, si comen sólido o papillas, y así un largo etcétera… todo el mundo opina. Y como  he dicho más de una vez… a veces estos comentarios hacen daño e incluso nos crean inseguridades, una de ellas… la que os comentaba, y que a algunas madres las lleva al destete.

Pero yo no quiero centrarme en ello en este post, sino todo lo contrario… cuando me preguntais que cómo llevo mi lactancia prolongada, que como me siento después de más de 4 años dando teta de seguido, sin pausa alguna y con lactancia en tándem en medio…  pienso en que  personalmente la lactancia ha enriquecido mi vida, me ha ayudado a crear un vínculo y una conexión increible con mis hijas, me ha permitido pasar horas y horas cerca de ellas… y así muchísimas cosas más… pero, todo ello no solo depende de mí… por eso hoy vengo a contaros mis…

5 IMPRESCINDIBLES PARA LA LACTANCIA

1-La lactancia  funciona CUANDO ESTÁS CONVENCIDA. Si quieres que la lactancia sea prolongada y evidentemente no se dan muchas circunstancias personales que la entorpezcan como falta de conciliación laboral, etc puedes hacerlo. En tu mano está que tu hijo/a pueda ser lactante durante el tiempo que lo desees o lo desee tu pequeño/a.

2-Cuando TU PAREJA TE ACOMPAÑA EN EL PROCESO. Bajo mi punto de vista, uno de los factores que más favorece o entorpece la lactancia es el hecho de tener a tu lado a alguien que te acompañe y te apoye a diario. En mi caso, cuando únicamente estaba Vera, era relativamente fácil… tenía más tiempo para descansar, etc y aún así… por las noches sobre todo nos íbamos turnando de manera que ninguno de los dos acabara agotado. Cuando nos encontramos con las dos peques pidiendo teta por la noche se complicó algo más la cosa… pero en cuanto Vera dejó la teta… continuamos con los turnos y desde luego puedo decir… que así todo es más fácil. Saber que a lo largo de la noche tendrás pequeños ratitos para ti… te hacen sentir bastante mejor.

3.Cuando TU FAMILIA TE AYUDA EMOCIONALMENTE Y MATERIALMENTE. El apoyo y la comprensión o empatía no solo es necesaria de nuestra pareja. Cuando el resto de personas que te rodean entienden tus decisiones, incluso las apoyan e impulsan… TODO ES MEJOR. Cuando la familia pasa más tiempo creándote inseguridades, haciendo comentarios dolorosos… es mucho más fácil que la madre acabe planteándose el destete, e incluso teniendo dudas serias sobre la salud de sus peques, la alimentación, si están saciados o no… y así un largo etcétera. Cuando digo materialmente, no me refiero a económicamente, sino más bien de tiempo. Cuando sabes que cuentas con familiares a los que en un momento determinado puedes dejar a tus otros peques, a modo de desahogo… todo es más fácil. Saber que si te sientes algo agobiada puedes contar con ellos, con su tiempo, con la posibilidad de que atiendan a tus otros peques, incluso con la seguridad de que casi se lo estarán pasando mejor que contigo jejeje.

4.Mi lactancia funcionó porque CONFIÉ PLENAMENTE EN MÍ. Como decía antes, a veces los comentarios nos hacen “daño”, pero cuando confías en tus posibilidades de dar el pecho a tus hijos/as, cuando crees que es lo mejor que les puede pasar… cuando encuentras respuesta para muchos de los comentarios y preguntas que te hacen a menudo… cuando consigues eso… tu lactancia funciona.  Cuando desde el momento en el que te encuentras con tu bebé… confías en ti, lo acercas al pecho, sabiendo que todo va a ir bien… aumentan las posibilidades de que así sea.

5.Cuando VES A TU HIJO/A FELIZ. Y creo que este también es uno de los más importantes y principales para que la lactancia funcione. Cuando ves a tu pequeño/a en calma, feliz y deseando de estar junto a ti para tomar tetita… es cuando te confirmas a tí misma que estás haciendo lo mejor… o al menos, que él/ella se siente bien así…

Y por suerte, hoy en día es fácil encontrar información acerca de la lactancia “prolongada”, que a mi parecer depende mucho de lo que cada uno entienda por prolongado en este caso… y por eso, os dejo este enlace a un post de Maternidad Continuum y que me parece fantástico con algunos  de los beneficios de la lactancia prolongada en los niños/as.

¿Cómo ha sido vuestra experiencia? Soy toda oídos 🙂

Opt In Image
Recibe GRATIS el pdf

¿Te apetece que te haga llegar mi boletín? ¿Quieres recibir mis últimos post en tu correo?

Apúntate y recibirás el post más actual, un resumen de los cinco últimos posts, fotos, etc

No pierdas ni un segundo más y... ¡SUSCRÍBETE!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *