Desde que nos cambiamos de piso esto de los DIY se nos está yendo de las manos. La verdad que cambiar de piso y enfrentarte a tantos cambios en tan poco tiempo trae como consecuencia que tengas que afrontar un montón de gastos en un periodo muy corto de tiempo y no siempre puedes comprar todo al ritmo que te gustaría.

Una de las cosas que me apetecía poner encima de nuestra cama en este nuevo piso era un cabecero y la verdad es que me he pasado días  y días buscando ideas por internet, mirando en tiendas online y la conclusión final es que todos los que me gustaban eran muy sencillos pero no bajaban de los 200 euros. Por eso pensé que a lo mejor de manera temporal, podíamos crear nuestro propio cabecero low cost y de aquí a un tiempo, poder mirar otras opciones. Os cuento como lo hemos hecho.

CABECERO LOW COST. BONITO Y BARATO

En primer lugar decir que nuestro cabecero es el más sencillo del mundo, pero realmente es lo que quería, algo sencillo y bonito que diera un toque a nuestra habitación blanca y es lo que hemos buscado.

Para empezar nos hicimos con una tabla de pino en Leroy Merlin por tan solo 12.95 euros y de manera gratuita nos la cortaron a la medida que nosotros les pedimos, ya que la tabla era de 50 x 200 cms. La misma tabla la había de 60 cms de anchura.

Resultado de imagen de leroy merlin tabla pino

Como queríamos un tono clarito pero nos parecía que la tabla tenía un tono más claro que el que buscábamos, cogimos también en leroy Merlin un tinte de madera color pino, simplemente para darle un tono suave pero que cambiara algo el color que traía al natural. Deciros también que al escoger la tabla estuvimos un rato porque no todas nos gustaban por el corte que tuviera, así que después de un ratito, cogimos la que nos pareció que se ajustaba más a nuestro gusto.

Como os digo, ya en casa, dimos el tinte de color después de haberla lijado un poquito por las partes que se había quedado más áspera, evitando poder clavarnos alguna astilla. Diluimos el tinte con agua pero al principio echamos demasiada agua y nos quedó muy poquito color, por lo que acabamos añadiendo casi todo el bote de tinte.

 

Acabado y seco esto por las dos partes de la tabla decidimos poner barniz de madera para darle el toque final. Y así, de manera super sencilla, con poco dinero, nos hemos hecho con un cabecero que sienta genial en nuestra habitación.

¿Habeis probado vosotros con algo parecido? ¿alguna idea o sugerencia?¡se aceptan todas!

 

 

Opt In Image
Recibe GRATIS el pdf

¿Te apetece que te haga llegar mi boletín? ¿Quieres recibir mis últimos post en tu correo?

Apúntate y recibirás el post más actual, un resumen de los cinco últimos posts, fotos, etc

No pierdas ni un segundo más y... ¡SUSCRÍBETE!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *