Categoría: ciclos

IDEAS PARA DAR LA BIENVENIDA AL OTOÑO

Hoy comienza el otoño, un nuevo ciclo… y en casa, hemos estado preparándonos para el cambio de estación durante los últimos días.

¿Te apetece saber qué hemos hecho nosotros?

Aquí te dejo unas IDEAS SENCILLAS PARA TRABAJAR EL OTOÑO CON LOS NIÑOS/AS:

-HABLAR EN FAMILIA DE LA ESTACIÓN: los cambios que se producirán con la llegada del otoño, los meses que forman la estación otoñal, etc

-CONOCER LOS FRUTOS SECOS PROPIOS DEL OTOÑO: un buen momento para que conozcan estos frutos es al hacer la compra. En la mayoría de los supermercados se pueden encontrar ya algunos frutos secos como las avellanas, almendras, nueces, castañas, o bien frutas como la granada.

-PASEAR Y RECOGER HOJAS SECAS: Vera empezó a mediados de agosto, porque en la piscina donde íbamos ya había bastantes. Estos días, mientras paseábamos ha aprovechado para ir recogiendo más y diferentes. Además de disfrutar del paseo, estará observando las características de las hojas, las diferencias de tamaño, forma, etc a los niños es algo que suele encantarles.

-DECORAR LAS HOJAS: ya sea con acuarelas, pintura de dedos, etc es una idea divertida decorar a su gusto las hojas recogidas. Además, se pueden pegar en cartulina, escribir debajo el nombre del árbol al que pertenecen, etc en función de la edad del niño.

IMG_20150917_183321

-ÁRBOLES DE OTOÑO: una idea sencilla es dibujar un árbol y que los niños lo completen con hojas que caen. Vera lo ha hecho con pintura de dedos que es una de las cosas que más le gustan. Luego quiso hacer bolitas con papel de seda e ir pegándolas. Es una oportunidad para trabajar la estación del año, las plantas, la motricidad fina, la atención y un largo etcétera. IMG_20150922_193412 IMG_20150922_194118

-CANTAR EN FAMILIA: ¿Hay algo que enganche más a los peques que la música? a mias hijas al menos les encanta. Hay muchísimas opciones en internet  en cuanto a canciones infantiles que hablen sobre el otoño. Cantar y bailar juntos es liberador y divertido al mismo tiempo.

-CAMBIO DE ROPA DE ESTACIÓN: aunque parezca una tontería, hacer partícipes a los hijos de los cambios de ropa de verano a otoño o invierno, etc es una oportunidad para trabajar las prendas de vestir y su relación con las estación próxima. Principalmente con los más pequeños de la casa, ya que probarse gorros, bufandas, abrigos (aunque no le queden bien, etc) les suele encantar. Vera se ha probado así la mitad de la ropa que tenía guardada.

-GUIRNALDAS CON HOJAS: aprovechar la recolección de hojas secas para decorar su habitación con una guirnalda. Es una manera de que a diario reconozcan el momento en el que nos encontramos.

-MESA DE ESTACIÓN: Yo esto aún lo tengo pendiente, pero lo tengo en mente para hacerlo en cuanto pueda. Me parece una idea preciosa. Podemos  buscar un lugar de la casa y en una pequeña mesita o mueble, podemos recoger frutos de otoño, hojas, piñas, telas naturales (una buena idea es que sean de tonos otoñales). Me parece que es una actividad en la que los niños pueden participar sin dificultad al tiempo que se habla sobre el inicio o cambio de estación, etc

¿Qué te parecen? Anímate y dedica un tiempo a poner en práctica alguna de estas ideas porque todas son sencillas y asequibles.

http___signatures.mylivesignature.com_54493_234_91ADD561F3527947C2C153DBB3C370EA

ACOMPAÑAR A TU HIJA AL COLE Y NO MORIR EN EL INTENTO

pexels-photo

Hoy os cuento cómo he tratado de acompañar a mi hija en su primer día del cole sin morir en el intento.

Sí, tal cual suena.

Como muchos sabeis soy maestra, con lo cual mi horario coincide totalmente con el de mi hija por lo que no iba a poder estar con ella en su primer día de colegio.  Por eso antes ya de que acabara el curso en junio, estaba dándole vueltas a la cabeza sobre qué hacer. Por un lado, la duda de si escolarizar a Vera o no, en infantil. Finalmente, decidimos que por la disponibilidad que tendríamos tanto M como yo, lo mejor sería que fuera al cole. Y ahí vino la segunda historia. Ya que no iba a poder llevarla y recogerla a diario, sin duda, no quería perderme su primer día de cole. No sabía cómo podía reaccionar y más aún sabiendo que siempre ha estado con nosotros, no la hemos llevado a guardería ni nada.

Con todo esto… en julio solicité mi día de asuntos propios y hasta ayer mismo, 9 de septiembre, aún no sabía si podría estar hoy con Vera o no. Y me pregunto… Si estoy renunciando a mi sueldo y todo lo que conlleva un asuntos propios… ¿Por qué tanto papeleo e impedimento? Señores… que además de un trabajo tenemos vida y asuntos personales que atender. Pues así… hoy finalmente he podido estar con Vera, acompañarla, adelantarle como sería su llegada al cole, prepararla de algún modo para lo que iba a vivir… pero aún así… ha sido bastante duro. Iba muy contenta pero cuando le tocaba entrar, ya le cambió la cara y se ha puesto a llorar durante un buen rato.

Y mientras… yo aún con mis dudas, sobre si esto es necesario… si se lo podía haber evitado.

El caso es que ya ha pasado el rato, y eso que hoy solo ha ido media hora, y parece que está más o menos contenta, que le ha caído bien su maestra y se ha encontrado a gusto en su nueva clase. Además, parece que han dado en la tecla y han conseguido engancharla con canciones y bailando que es una de las cosas que más le gusta hacer.

Y ahora, ya más tranquila me acuerdo de todos los que no entienden que haya faltado a mi trabajo hoy para poder estar con mi nena, de los que me pusieron caras raras… y feliz por haberlo hecho, por haber estado cerca de ella hoy que tanta falta le hacía, por haberle dado mi beso invisible en la mano para cuando lo necesitara… por ver su cara de alivio al ver que estaba allí recogiéndola, abrazándola de nuevo.

Porque a veces… sentir que tenemos cerca a las personas que queremos, nos hace sentir más seguros y confiar en lo que está por venir.

 ¿Y vosotros, como habeis vivido el primer día?

http://www.mientrasvivimos.com/wp-content/uploads/2015/08/http___signatures.mylivesignature.com_54493_234_91ADD561F3527947C2C153DBB3C370EA.png

COMIENZA LA CUENTA ATRÁS…

school-creative-commons-Brian-J-Matis

En 3,2,1… la vuelta al trabajo

Antes o después tenía que llegar, y en nuestro país, la vuelta al trabajo tras la maternidad llega antes que después. Y para que voy a mentir… NO ESTOY PREPARADA PARA LA VUELTA.

Llevo ya como un mes dándole vueltas al tema, pensando en el comienzo y la verdad es que anímicamente no estoy para nadie. Este septiembre me trae mi propia vuelta al trabajo, retomar lo que dejé aparcado en diciembre, pero principalmente me trae el comienzo del colegio para Vera y separarme de Alba durante bastantes horas por primera vez… en definitiva, nervios, y más nervios acumulados que van saliendo a medida que se acerca el día 1.

Sé que por esto pasan todas las madres, pero yo hoy hablo de mí, de mi momento presente. Quiero alargar las horas de este fin de semana, exprimir el tiempo con mi familia e intentar pensar que aún me quedan unos días en casa.

Con esto, no quiero decir que crea que las cosas no vayan a ir bien… al revés… seguro que todo irá genial, pero simplemente  no me encuentro con ánimo de enfrentar el momento.

Además, la peque ha tomado únicamente teta hasta hace dos semanas, en las cuales hemos ido intentando introducir algunos alimentos, sin mucho éxito de momento, ya que prefiere la tetita en cualquier momento, antes que aventurarse a probar cosas nuevas. Así que ahora… paso mis ratos pegada a un sacaleches, intentando dejar preparada la leche para cuando yo no esté, para que al menos… note menos la ausencia.

¿Y vosotras… como vivísteis el momento de la vuelta al trabajo?

http___signatures.mylivesignature.com_54493_234_91ADD561F3527947C2C153DBB3C370EA

LA PÉRDIDA DE UN BEBÉ

Hace unos días leía este post en De mi casa ¡al mundo! y me pareció sobrecogedor y al mismo tiempo removió en mí algo que llevo conmigo desde hace unos años. Y es que, la  pérdida de un bebé es un proceso para el que no se suele estar preparado. Ese post me hizo pensar en el modo en el que yo viví esa misma circunstancia y pensé que el tema del aborto espontáneo sigue siendo una especie de tabú que preferimos callar. Pero tras darle muchas vueltas decidí que porqué no compartir esta experiencia, porqué no hablar de aquello que llevamos con nosotros y que nos ha hecho sufrir.

Por eso, hoy hago el intento de plasmar como lo viví.

duelovicky

Fue justo hace 4 años, a finales de julio, cuando me enteré que estaba embarazada. Era mi primer embarazo, tan deseado, tan buscado… no podía haber más ilusión y amor detrás. Recuerdo que aquella mañana me hice la prueba y efectivamente… estaba embarazada de varias semanas. La verdad… es que recuerdo aquel momento como uno de los más felices de mi vida. Mi ilusión, la de toda mi vida se había hecho realidad. M y yo estábamos encantados con la noticia y justo ese mismo día viajaríamos hasta Córdoba para encontrarnos con mi familia. Dar la noticia fue un momento lleno de nervios por ver las caras de mis padres y mi hermano que pronto saltaron de alegría.

Habíamos pensado tantas veces en su nombre, en cómo sería… incluso antes de saber que estaba embarazada.

Sin embargo, unos días más tarde de la noticia, noté que empezaba a manchar levemente y la verdad es que ese momento sentí que me encogía. Sentí que algo fallaba, que algo no iba bien, pero tantas veces había escuchado que con la implantación muchas mujeres sufrían algún sangrado… que intenté aferrarme a eso. Aún así, acudí al hospital. Debía esperar unos 15 días y volver a visitar al ginecólogo para ver si todo seguía adelante. Pero mi embarazo acabó antes.

Recuerdo aquel sangrado en mitad de Florencia… y la angustia de pensar que eso no podía ser normal… que lo que estaba pasando era lo que tanto temía. Así… en Florencia, el ser que nos había elegido para formar parte de nuestra vida,  decidió marcharse.

Fueron días extraños…

Ahora, años después soy mucho más consciente de la situación que en aquel mismo momento. Lo recuerdo como algo bonito por la ilusión con la que esperamos aquel embarazo y porque ahora entiendo que las almas nos eligen para estar con nosotros, pero siendo libres de quedarse o marcharse para siempre. Aquella alma, mi bebé de agua, nos escogió…me escogió pero se fue y de algún modo dejó un vacío.

Este tema lo he hablado muy pocas veces, practicamente con casi nadie, porque en el fondo siento que no lo viví como debería haberlo hecho. Me recuerdo engañándome a mí misma… haciendo ver a los demás que no pasaba nada, que todo estaba bien, que había pasado de ese modo y ya está. Y en el fondo… lo he pensado tantas veces, me ha dolido tantas veces…

Ahora miro atrás y acepto lo que pasó. Lo acepto y lo entiendo. Si ese ser no estaba preparado para estar en mí, era él quien debía decidir, y así fue.

En mi caso, tan solo unos meses después volvía a estar embarazada, de Vera. Y todavía… algunos días me pregunto cómo habría sido mi bebé si se hubiera quedado…

La verdad es que en el embarazo normalmente nos preparamos para todo el proceso, en condiciones normales, pero nadie nos prepara para el duelo, para el adiós.

Desde aquí recomiendo el libro «LOS NUEVE PELDAÑOS» de A. Givaudan y D. Meurois, que tuve la suerte de conocer a través de Estela, de NUTRICIÓN ESENCIAL y que con el tiempo me ha servido de ayuda para entender el proceso que viven las almas para llegar hasta nosotros.

«Ahora sé que, en cuanto el corazón de un feto empieza a latir, brota un apego visceral entre el alma del que viene y su madre» Los nueve peldaños

http___signatures.mylivesignature.com_54493_234_91ADD561F3527947C2C153DBB3C370EA

Libros que me han acompañado en este último año…

Recuerdo perfectamente el primer libro que me compré nada mas quedarme embarazada «Qué se puede esperar cuando se está esperando».  Ese libro me dio mucha información acerca del desarrollo del bebé durante los meses de embarazo, todos los posibles síntomas que debería sentir y problemas que podría tener, consejos, etc  sin embargo a pesar de que me sacó de muchas dudas no me llenaba. No encontraba en él muchas de las cosas que esperaba saber. Unos meses antes de dar a luz, coincidiendo con el inicio de las clases de kundalini yoga, me recomendaron algunos de estos libros, concretamente el de «Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer» y empecé a interesarme en buscar otros títulos que iba leyendo en foros, etc 
Aún así, puedo decir que llegué a mi momento de parto sin saber muchas cosas que ahora conozco y que me han enriquecido muchísimo. Hablando con varias amigas coincidimos en que el hecho de ser madre revoluciona tu vida, sientes la necesidad de cambios, crecen las ganas de compartir tu experiencia con otras mujeres y sobre todo (o al menos en mi caso) surgió una necesidad y un interés enorme por conocer mucho más de lo que nos ocurre antes, durante y después de dar a luz. Además, personalmente el puerperio me resulta una etapa mágica, delicada que muchas mujeres deberían conocer antes de tener a sus bebés. Ahora , con toda la información que voy recibiendo me entran unas ganas enormes de volver a ser madre, de revivir todos los momentos de mi embarazo, de sentir de nuevo la energía y el poder que te ofrece la maternidad.
Estos son algunos de los títulos que me han acompañado en el último tiempo…

        

Por supuesto tengo en mente los próximos que me gustaría leer : «Luna roja» de Miranda Gray y «Aprender a educar sin gritos, amenazas ni castigos» de Naomi Aldort