Categoría: maternidad

PRODUCTOS SUAVINEX

Como ya he comentado en entradas anteriores soy MAMÁ-TETA pero ahora que la peque ya hizo los 6 meses y estamos empezando a introducir la alimentación complementaria, me embobo viendo algunos productos tanto online como cuando damos una vuelta por algunas tiendas.

Aunque el biberón en casa no tiene demasiado uso, nada más para el agua y poco más, pues hay algunos modelos que me parecen preciosos y me encantan. Además, la cantidad de accesorios tan coloridos y divertidos para los más pequeños hace que de algún modo, la introducción de los nuevos alimentos se haga más ameno, ya que aunque llevamos poquitos días con ello… hay algunos alimentos que le van gustando más que otros.

Me he enamorado por ejemplo de estos biberones de suavinex, que son ideales en mi caso para llevar algo de agua para Alba. Me encantan los del zorro especialmente, y las asas para que lo puedan agarrar con más comodidad.

suavinex1O el set de biberón y chupete personalizados. En este caso el bibe es de vidrio y con tetina anatómica de silicona. En mi caso, ninguna de mis nenas han utilizado chupete, no se lo hemos dado y si alguna vez le hemos acercado alguno no les ha hecho mucha gracia, pero me parecen geniales para un regalo a otros bebés que si que lo suelan utilizar. Todos ellos los puedes encontrar además en la tienda online de suavinex.

set-ml-azul-5200-medY uno de los productos que más me gustan de su tienda online es esta vajilla preciosísima de aprendizaje a partir de 6 meses. Creo que me voy a animar a cogerle una a Alba porque me parecen muy chulos. ¿y a ti, te gustan para hacer algún regalo o para tu bebé?

vajilla-nina-pers-01-4451-med-6660-med

http___signatures.mylivesignature.com_54493_234_91ADD561F3527947C2C153DBB3C370EA

Semana Mundial de Lactancia Materna 2015

Esta semana, del 1 al 7 de agosto, ha tenido lugar la Semana Mundial de Lactancia Materna. Aunque llego algo tarde, quería hacer mención a este evento porque como sabeis soy mamá lactante desde hace ya 3 años y dos meses y me ha aportado muchos buenos momentos con mis pequeñas.

Este año, el lema de la SMLM es «Amamantar y trabajar. ¡logremos que sea posible!» y es que, aunque se han conseguido mejoras, queda aún mucho por recorrer en cuanto al tema de trabajo y lactancia se refiere. Es fundamental que se den facilidades a las madres en su trabajo para poder amamantar a sus hijos y de ese modo no interrumpir o poner obstáculos a la lactancia, ya que la incorporación de la madre al trabajo suele ser uno de los motivos fundamentales del destete o el abandono de la lactancia por la dificultad para compaginarlos.

Particularmente, me siento muy sensibilizada con este hecho, y más aún cuando ya cuento los días para volver al trabajo y con ello mi separación de mi pequeña hadita durante tantas horas. Aún así, me puedo sentir afortunada dentro de lo que hay actualmente, ya que al ser maestra he tenido la oportunidad de unir mi baja de maternidad, con el mes de lactancia acumulado y con el verano. Soy consciente de que muchas mamás no cuentan con esta opción, pero aún así, esto no me hace sentir mejor… porque me encantaría poder pasar más tiempo con mi nena.

Como ya os conté hace poco, desde enero amamanto a mis dos hijas practicando la lactancia en tándem. Y como ya os comenté he vivido momentos maravillosos y momentos más difíciles o de bajadas de ánimo en las que pensé que no sería capaz de seguir con ello, pero aquí estamos… con Alba tomando pecho a demanda y Vera que aunque cada vez va tomando menos tetita, le encanta tener sus ratitos para ella.

Os dejo algunas imágenes de mi experiencia con la lactancia y de mis niñas que hasta ahora puedo decir que son dos niñas super sanas ¡y felices!

2 1http___signatures.mylivesignature.com_54493_234_91ADD561F3527947C2C153DBB3C370EA

LA PÉRDIDA DE UN BEBÉ

Hace unos días leía este post en De mi casa ¡al mundo! y me pareció sobrecogedor y al mismo tiempo removió en mí algo que llevo conmigo desde hace unos años. Y es que, la  pérdida de un bebé es un proceso para el que no se suele estar preparado. Ese post me hizo pensar en el modo en el que yo viví esa misma circunstancia y pensé que el tema del aborto espontáneo sigue siendo una especie de tabú que preferimos callar. Pero tras darle muchas vueltas decidí que porqué no compartir esta experiencia, porqué no hablar de aquello que llevamos con nosotros y que nos ha hecho sufrir.

Por eso, hoy hago el intento de plasmar como lo viví.

duelovicky

Fue justo hace 4 años, a finales de julio, cuando me enteré que estaba embarazada. Era mi primer embarazo, tan deseado, tan buscado… no podía haber más ilusión y amor detrás. Recuerdo que aquella mañana me hice la prueba y efectivamente… estaba embarazada de varias semanas. La verdad… es que recuerdo aquel momento como uno de los más felices de mi vida. Mi ilusión, la de toda mi vida se había hecho realidad. M y yo estábamos encantados con la noticia y justo ese mismo día viajaríamos hasta Córdoba para encontrarnos con mi familia. Dar la noticia fue un momento lleno de nervios por ver las caras de mis padres y mi hermano que pronto saltaron de alegría.

Habíamos pensado tantas veces en su nombre, en cómo sería… incluso antes de saber que estaba embarazada.

Sin embargo, unos días más tarde de la noticia, noté que empezaba a manchar levemente y la verdad es que ese momento sentí que me encogía. Sentí que algo fallaba, que algo no iba bien, pero tantas veces había escuchado que con la implantación muchas mujeres sufrían algún sangrado… que intenté aferrarme a eso. Aún así, acudí al hospital. Debía esperar unos 15 días y volver a visitar al ginecólogo para ver si todo seguía adelante. Pero mi embarazo acabó antes.

Recuerdo aquel sangrado en mitad de Florencia… y la angustia de pensar que eso no podía ser normal… que lo que estaba pasando era lo que tanto temía. Así… en Florencia, el ser que nos había elegido para formar parte de nuestra vida,  decidió marcharse.

Fueron días extraños…

Ahora, años después soy mucho más consciente de la situación que en aquel mismo momento. Lo recuerdo como algo bonito por la ilusión con la que esperamos aquel embarazo y porque ahora entiendo que las almas nos eligen para estar con nosotros, pero siendo libres de quedarse o marcharse para siempre. Aquella alma, mi bebé de agua, nos escogió…me escogió pero se fue y de algún modo dejó un vacío.

Este tema lo he hablado muy pocas veces, practicamente con casi nadie, porque en el fondo siento que no lo viví como debería haberlo hecho. Me recuerdo engañándome a mí misma… haciendo ver a los demás que no pasaba nada, que todo estaba bien, que había pasado de ese modo y ya está. Y en el fondo… lo he pensado tantas veces, me ha dolido tantas veces…

Ahora miro atrás y acepto lo que pasó. Lo acepto y lo entiendo. Si ese ser no estaba preparado para estar en mí, era él quien debía decidir, y así fue.

En mi caso, tan solo unos meses después volvía a estar embarazada, de Vera. Y todavía… algunos días me pregunto cómo habría sido mi bebé si se hubiera quedado…

La verdad es que en el embarazo normalmente nos preparamos para todo el proceso, en condiciones normales, pero nadie nos prepara para el duelo, para el adiós.

Desde aquí recomiendo el libro «LOS NUEVE PELDAÑOS» de A. Givaudan y D. Meurois, que tuve la suerte de conocer a través de Estela, de NUTRICIÓN ESENCIAL y que con el tiempo me ha servido de ayuda para entender el proceso que viven las almas para llegar hasta nosotros.

«Ahora sé que, en cuanto el corazón de un feto empieza a latir, brota un apego visceral entre el alma del que viene y su madre» Los nueve peldaños

http___signatures.mylivesignature.com_54493_234_91ADD561F3527947C2C153DBB3C370EA

TU BEBÉ YA ESTÁ PREPARADO. RECÍBELO COMO SE MERECE

Vicky R(1)

Se acerca el momento de tu parto. Lo sabes porque notas las primeras molestias y tu cuerpo está experimentando sensaciones nuevas. Tanto si es la primera vez que estás en esta situación como si ya lo has vivido antes, tienes la seguridad de que  ha llegado el momento y tu bebé está preparado… sabes que dentro de poco lo tendrás entre tus brazos.

Lo que no sabes es si este proceso va a durar más o menos tiempo, por eso, lo ideal es vivirlo de la mejor manera posible, sin miedo, distracciones o personas desconocidas a nuestro alrededor.

«PARA PARIR, LA MUJER NECESITA SENTIRSE SEGURA» Michel Odent

Entonces…¿QUÉ PUEDES HACER DURANTE EL TIEMPO DE DILATACIÓN?

Los consejos que te ofrezco, son los que yo misma utilicé en mis dos embarazos, y personalmente me ayudaron mucho en el proceso de parto.

En primer lugar, al igual que se suele preparar la bolsa para el hospital, etc con tiempo, la fase de dilatación debería prepararse previamente para tener a mano todo lo que consideres necesario llegado el momento.

1-ESCUCHA MÚSICA QUE TE RESULTE RELAJANTE.

La música es una buena acompañante en la fase de dilatación. ¿qué música te gusta y te relaja? Prepárala. Ten grabado un cd, guarda tus canciones preferidas en tu ordenador, móvil, o aquello que puedas tener a mano durante la fase que precede al parto. Mis dos discos favoritos para este momento fueron: «NACER, RENACER» de Rosa Zaragoza (es un disco esencial que te acompaña en el recibimiento de tu bebé) y «GURÚ»  de Sat Shabd.

2-LA LUZ

Una luz suave te permitirá centrarte aún más en el momento que estás viviendo. La luz de las velas puede ser una estupenda idea. Si además son velas aromáticas podrás disfrutar de tu olor favorito. Aunque eso sí, procura que sean olores suaves que no te lleguen a agobiar o resultar molestos.

3-NUTRE TU CUERPO

Aún no sabes el tiempo que tardarás en ver a tu bebé y cómo se desarrollará el parto, por eso, aprovecha para nutrirte con ricos zumos o batidos naturales que sacien tu sed y te aporten lo que necesitas. (pídele que te lo haga la persona o personas que te acompañen).

El té de hojas de frambuesa también es un gran aliado del parto. Favorece la dilatación. Además puedes empezar a tomarlo unas semanas antes, aunque no es recomendable antes del tercer trimestre.

4-MUÉVETE

El movimiento facilitará el proceso de parto y el encajamiento de tu bebé. Baila suavemente, déjate llevar con movimientos circulares de tu pelvis. Balancéate a cuatro patas ya que esto aliviará bastante tu espalda y zona lumbar. Camina por tu casa, haz todo aquello que te haga sentir bien.

Si tienes una pelota de pilates será estupendo para realizar estos movimientos.

5-RELÁJATE BAJO EL AGUA

Un baño con agua tibia o una ducha te relajará y será esencial en este proceso. Yo en ambos casos utilicé el baño para aliviar el dolor.

6- LA COMPAÑÍA

Aunque lo he dejado casi para el final, elegir a la persona o personas que te acompañarán en este momento es fundamental. Se trata de unos momentos únicos, en los que te preparas para recibir a tu bebé. Estás emocionada, y quieres disfrutar de  cada minuto, por ello… ELIGE BIEN. Que te acompañe esa persona que te hará sentir bien y que se mantendrá a la espera hasta ver qué es lo que realmente necesitas e cada momento.

Creo que el trabajo previo es imprescindible porque… si la persona/s que van a estar contigo saben lo que necesitas, esto te permitirá estar tranquila. Habla previamente con él/ella/ellos para que estén disponibles para lo que necesites pero siempre respetando el momento que vas  a vivir.

Y por cierto… ¡OLVÍDATE! de concentrar allí a toda tu familia y familia política. No se trata de un evento en masa, sino de un momento SUPER ÍNTIMO.

7-MASAJES

Por mi propia experiencia, cuando te encuentras al final de la dilatación (al menos en mi caso) me fue de mucha ayuda tener unas manos que estaban siempre pendientes para masajear aquellas zonas en las que más molestias sentía. La zona lumbar principalmente.

También apoyarte en esa persona, colgarte de su cuello con tus brazos, permitirá descargar algo la espalda y relajarte en los descansos, entre contracción y contracción.

ES UN ACTO PURAMENTE DE AMOR… por lo que la persona que te acompañe tiene que estar muy conectado/a contigo y ser cómplice de lo que estás viviendo.

8- CUIDA LA TEMPERATURA

Siéntete cómoda y para ello cuida la temperatura. En mi caso, pasé calor en mi primer parto en junio, lo cual alivié con abanicos y duchas tibias y en mi segundo parte, en pleno enero, pensé que sería mejor pero entre cada contracción sentía calor, y durante la relajación sentía bastante frío, por lo tanto, una mantita suave resultó muy agradable para cubrirme cuando así lo necesité.

Como ves, para todos estos preparativos te vendrá bien tener una buena compañía que te facilite todo ello, por eso vuelvo a decirte… ELIGE BIEN.  Recuerda que, TU PARTO ES UN MOMENTO ÚNICO, y por supuesto la fase de dilatación, etc Prepara y haz todo lo que necesites para conseguir RELAJAR TU CUERPO Y DEJAR QUE TODO FLUYA.

Y cuando digo esto, no puedo dejar de acordarme de la matrona que tuve en la preparación al parto, cuando nos decía… «El parto incluye dolor… así que no intentes luchar contra él, acéptalo, déjalo estar en ti y con ello pasará mucho antes» De alguna manera, es entender el parto como un momento mágico y único al cual te entregas, sabiendo que lo que espera detrás de todo ello es la persona más especial de tu vida.

Por supuesto, todo lo que digo forma parte de la dilatación en casa. Tanto si vas a parir en casa como si piensas acudir al hospital, mi consejo es: PASA TODO EL TIEMPO QUE PUEDAS EN CASA… COMO ALLÍ NO VAS A ESTAR EN NINGÚN SITIO. Ningún lugar te resultará más acogedor que tu propia casa. En ningún sitio serás tan respetada. Y graba en tu mente esto: CUANTO MÁS PREPARADA Y RELAJADA ESTÉS, MÁS LE ESTARÁS AYUDANDO A TU BEBÉ A VENIR HASTA TI. SÉ TÚ LA QUE TIRE DE ÉL CON LA FUERZA QUE LE TRANSMITAS.

«MÁS QUE HUMANIZAR EL PARTO, HAY QUE MAMIFERIZARLO» MICHEL ODENT

http___signatures.mylivesignature.com_54493_234_91ADD561F3527947C2C153DBB3C370EA

Gracias a Fer por las maravillosas fotos de mi embarazo.

CINCO CURSOS QUE TE AYUDARÁN A SACAR LO MEJOR DE TI

Agosto, tiempo libre, vacaciones, un calor que casi no te deja salir a la calle, pero… ¡TIENES GANAS DE HACER ALGO PARA TI! Empiezas a tomar ideas para continuar aprendiendo y formándote de cara al otoño o invierno.

Aquí, te dejo CINCO WEBS CON CURSOS GENIALES que potenciarán algunas de tus habilidades o con los que APRENDERÁS un montón de cosas nuevas. He hecho una selección muy personal, ya que son algunos de los que yo misma he hecho o me encantaría hacer.

1- CON LA CÁMARA EN MANO.

Mi primera recomendación es la ESCUELA DE FOTOGRAFÍA DE JACKY RUEDA. Cursos de fotografía deliciosos como L´Atelier, Lazos o Superstar, entre otros y no solo eso, sino también cursos sobre Scrapbooking, Marketing o Blogging.

Yo ya he hecho alguno de sus cursos y me parecen estupendos. ¿Te animas?

1

2-EDUCACIÓN RESPETUOSA Y CONSCIENTE

Mi segunda recomendación es la FORMACIÓN INTENSIVA EDURESPETA sobre educación consciente y respetuosa de nuestros hijos.

Tania García, experta en Educación respetuosa y asesora familiar, está al frente de ella. Un curso muy completo con material teórico, videos, recursos complementarios como lecturas, artículos, etc

Si sientes que algo falla en la educación de tus hijos o sientes que hay algo que no haces del todo bien, éste puede ser tu curso. A nosotros nos ha ayudado bastante… ¡y seguimos en ello!

2

3- LACTANCIA MATERNA

Si eres o has sido mamá lactante y te interesa profundizar más en el tema de la LACTANCIA MATERNA o bien convertirte en ASESORA DE LACTANCIA, aquí tienes la FORMACIÓN DE EDULACTA.

Desde su Programa de FORMACIÓN DE ASESORAS DE LACTANCIA hasta talleres y conferencias tanto presenciales como ONLINE.

Éste es uno de mis sueños para el próximo otoño… ¿Y A TI… TE APETECE?

5

4-ASESORAS CONTINUUM

Si te interesa el mundo del porteo, crianza natural o la maternidad, ésta sería una perfecta elección. En ASESORAS CONTINUUM podrás elegir la formación como asesora de porteo o bien como asesora continuum. Éste último, de un año de formación y que te permitirá convertirte en una EXPERTA EN MATERNIDAD Y CRIANZA.

4

5- FILOSOFÍA MONTESSORI

Como ya he dicho otras veces en el blog, me encanta la Pedagogía Montessori y la variedad de recursos  asociados para utilizar en casa con tus propios hijos.

En MONTESSORI EN CASA podrás encontrar tres cursos sobre esta filosofía desde los Principios Montessori y ambiente preparado, hasta la integración de Montessori en la crianza de los propios hijos (por rango de edades).Todo  ello de la mano de Cristina Tébar.

3¿QUÉ TE PARECEN? ¿TE ANIMAS CON ALGUNO DE ELLOS?

http___signatures.mylivesignature.com_54493_234_91ADD561F3527947C2C153DBB3C370EA

¿Pikler o parque?

Parque sí o parque también…

Este es uno de los últimos consejos que hemos recibido de mucha de la gente que nos rodea.» ¿cómo no vais a tener un parque?», «el parque es genial para que la niña esté bien recogidita», «debeis tenerlo porque asi no se escapa de un lado para otro».
PUES NO. Eso es lo que opino, le pese a quien le pese. Ni quiero, ni necesito un parque. Siempre he imaginado a mi hija moviéndose por el suelo, descubriendo todo lo que la rodea y ahora está empezando a llegar ese momento. Nos regalaron una gran mantita de juegos, y a pesar de su tamaño, Vera se acaba saliendo. A nuestra intrépida pequeña le llama la atención todo aquello que está fuera de la manta, todo aquello que ella ve que nosotros utilizamos y supongo que todo lo que se sale de los límites que su mantita marca.
Hace tiempo conocí a través de algún blog (el rumor de las libélulas) de Noraya Kalam el libro «Moverse en libertad» de Emmi Pikler. Según esta pediatra, los niños pueden tener un desarrollo motor adecuado sin ayuda de un adulto, en condiciones ambientales adecuadas. Se centra en el desarrollo motor espontáneo de los pequeños para el cual, la intervención de los adultos no siempre es beneficiosa, ya que en ocasiones intentamos provocar posturas para los cuales los pequeños no están preparados.
Yo soy partidaria de ver a Vera moverse en libertad y descubrir así todo su entorno

Puérpera perdida…

Esta mañana he encontrado en el facebook de una amiga este texto que tan bien define las sensaciones que se sienten durante el puerperio, al menos… yo me siento muy identificada. 
ÚLTIMAMENTE VOY PUERPERA PERDIDA…

Últimamente voy
puerpera perdida,
despeinada,
sonrisa boca-oreja,

catarata de lágrimas
a ratos azul claro,
a ratos gris.

Ando desparejada en calcetines,
radiante, con ojeras,
ando cambiante en tallas de sostenes,
sin excusas ni esquinas
en este tu/mi hogar,
en esta cueva
ando mitad guarida y laberinto,
ando loba, infantil, recién nacida,
ando viejísima recogiendo miedos,
con los pechos al aire medio día,
bella, sin depilar.

Ando de calle, parque,
ando de sombra,
ando de subidón de oxitocina,
no cuento tomas, sueños, ni pañales,
sólo tú…

Últimamente voy
puerpera perdida,
a veces sola (lo reconozco),
sola entre multitudes,
incomprendida,
imcomprensible,
buscando tribu.

Ando revuelta, removida,
río salvaje, meandros,
coágulos de sangre,
MELA, mar.

Ando hablando de partos,
tengo largas conversaciones
con una cicatriz…

Ando nueva de libido,
en la experiencia sexual más fuerte de mi vida.
Siento, hombre mío, no siempre encontrar
hueco para ti.

Ando de balbuceos, monosílabos,
ando de tatatatata y mamamama
dispuesta, disponible,
minutos, horas, días, meses, año…
ando también de libro, ando de web.

Ando desaprendiendo, constelando,
escarbando en mi infancia,

largo viaje…

Últimamente voy
puerpera perdida,
ando hija mía todavía
en esta tu/mi iniciación.

Myriam Moya tena

FELICIDAD COMPARTIDA…

Desde hace tiempo, pienso que ser feliz genera en nosotros una sensación muy positiva, pero compartir nuestra felicidad nos hace crecer mucho más. 
Cada día me siento orgullosa de esta nueva etapa que inicié hace cuatro meses y medio como mamá y de nuevo he revivido el momento del nacimiento de mi hija al vivir muy de cerca el nacimiento de la que considero  una sobrina. Sentí mucha ilusión cuando supe que el parto se estaba iniciando y podría decir que estaba tan nerviosa como en mi propio parto. Una gran amiga iba a ser madre y solo podía desearle lo mejor. Envié toda la energía y fuerza que pude para que todo saliera bien, aunque realmente no hacía falta. Ella es fuerte y confiaba en que iba a ayudar a que su hija naciera en las mejores condiciones, y así fue… como pude ver en la primera imagen que tuve de ellas. Creo que ver a una mamá tan sonriente junto a su pequeña al momento de dar a luz, lo dice todo.
Tan solo han pasado dos días desde su nacimiento y me alegra ver lo contenta que mi amiga está, la felicidad que siente al tener a su lado a su hija y confirmar una vez más que ser madre es la experiencia más increible que se puede vivir. Cada día es especial, mágico y un continuo aprendizaje de estos pequeños que van llegando. Y sí, aún me siento como en una nube de la que aún no he bajado al descubrir la ilusión y la fuerza que te puede aportar un hijo. 

Recibiendo a Vera…

 Esta mañana me ha despertado un mensaje. Una compañera de kundalini yoga estaba iniciando su parto. Es curioso, pero desde ese momento, me ha costado volver a conciliar el sueño. El mensaje me ha removido y de pronto he empezado a recordar ese momento que tan recientemente he vivido. 
Han sido muchos meses los que he estado preparándome a través del kundalini yoga y las clases de preparación al parto, para cuando llegara mi momento. 
La verdad es que los últimos días de embarazo el cuerpo te va avisando de que el momento se acerca y algo dentro de mí, me decía que me quedaba poco tiempo para disfrutar de mi barriguita y de la unión tan increible que supone tener a tu bebé contigo. Han sido 40 semanas de embarazo y sin embargo se han pasado volando… sobre todo desde el momento en que empecé a notar los movimientos de Vera. 
En cuanto a mi idea del parto… a diferencia de lo que muchos piensen…  empezó en el mismo momento en que noté la primera contracción fuerte. Eran las 00.00 de la madrugada cuando llegó la primera y con tranquilidad decidí irme a dormir y descansar todo lo que pudiera, aún sabiendo que ese era el comienzo de largas horas de espera. Tuve la suerte de contar con la compañía de dos personas muy especiales, mi chico y mi madre. Ambos se habían preocupado mucho por prepararse cada uno a su modo, y principalmente por saber qué era lo que yo esperaba de ellos en ese momento. Supieron respetar cada una de mis decisiones y sin agobiarme nunca, me ayudaron de la mejor manera posible, con su compañía, confianza, seguridad y apoyo incondicional. Asi que, pasaron las horas y conseguí dormir bastante entre contracción y contracción. En cada una, adoptando las posturas que más cómodas me resultaban y que tanto me habían aconsejado. Ya por la mañana, las molestias eran cada vez más seguidas pero sabía que todavía no era mi momento. Y así, aguanté hasta las 7 y algo de la tarde, cuando éstas empezaron a darse de 4 en 4 minutos aproximadamente. Fue entonces cuando les avisé de que estaba preparada para ir al hospital (bueno… creo que nunca se está preparado para ello). 
Tal y como esperaba la llegada al hospital remueve todo dentro de ti y desde luego, no ayuda. Los monitores puestos, la matrona sin idea de que me pudiera levantar de la cama, etc… Tras decidir que finalmente me pondría la epidural (algo que no tenía pensado hacer desde un principio), esto me ayudó a confiar un poquito más en mí y a las 00.10 de la madrugada, vi asomar la cabecita de mi pequeña. Recuerdo que los cinco o diez minutos escasos que estuve en el paritorio, tras cada intento porque mi niña llegara al mundo, sonreía… sabía que era cuestión de minutos el poder abrazarla. 
Y sí… lo único que salía de nosotros en ese momento era: !qué bonita es!. 
Creo que pocos momentos pueden resultar tan emocionantes como ese.

Nunca podré agradecer lo suficiente el apoyo de  mi madre durante todos esos días y el de mi pareja, que supo estar conmigo cada día, hasta el último momento. El tiempo en la sala de dilatación se pasó relativamente rápido con su mano siempre cogiendo la mía, y la energía que recibí de mi familia, que fuera esperaban ansiosos  conocer a Vera.