El hueco de la escalera…

Y mira tú… que a veces una sueña con saltar, y dar un paso más hacia la espiral, y tantas ganas… y todo para que luego, en uno de tus sueños de medianoche sientas que caes por el hueco de una vieja escalera, y basta eso para despertar agarrándote a la cama, con los ojos y la espalda húmedos.
Claro… porque cuando sueñas dormido nadie te sonríe en alemán, ni te sube por las escaleras sobre unos esquís, enganchada a su cuello. Sabes que en tu sueño, quizás el trineo te caiga encima, y cuando abras los ojos nadie estará allí, y todo será blanco, o negro…  Por eso yo prefiero soñar despierta, dibujar el sueño a mi antojo, y pensar que cuando los ojos se abran, será azul, solo azul.
 Y mientras tanto bandejas de turrón, bolitas de coco, y una pila de dulces sobre una bandeja que con los años se queja, como tu estómago el día 26, que gruñe con rabia, acordándose del rojo trepador de balcones…
Y con todo eso, las ganas siempre de serguir creyendo en la magia, en la casualidad,
Querer “creer” que si miras por la ventanilla y haces un dibujo con tu dedo en el cristal helado, el siguiente que coja tu asiento lo repasará con su dedo, y sonreirá… y pensará lo que tu, ¡cómo me gusta el frío!.<img align="right" alt="El hueco de la escalera…” border=”0″ data-mce-src=”http://mientrasvivimos.blogomundo.com/wp-content/uploads/DSCN7111.JPG” height=”254″ src=”http://mientrasvivimos.blogomundo.com/wp-content/uploads/DSCN7111.JPG” width=”190″ />
Pasarás al lado de un coche y alguien dentro tarareará la letra de esa canción que te viene rondando la cabeza desde ayer, y quien sabe si su vida dará tantas vueltas como la tuya, o como la de aquella chica morena, de cinta en la cabeza, camisa blanca y corbata roja, con la que te cruzas por segunda vez en Madrid un dia cualquiera, y la miras… y te mira, y las dos cerrais la boca con fuerza para esconder la sorpresa, o el gesto de ..¡menuda casualidad!.
Y si te asomas a tu ventana, olor a castañas, cipreses bailando, y unos zapatos que esperan la magia de los reyes magos. O quien sabe,,, las flechas en el asfalto y las paredes, señalando el camino a seguir para encontrarlo, siempre después de haber completado las piezas de su foto, de aquel album de caras desconocidas… o un guiño en el ojo ajeno, de alguien que entendió lo que pasaba por tu cabeza,,,
Se me olvidaba… mientras las fiestas…

Vuelo de papel

earling_waking_by_equivoque.pngCoger un tren a media tarde, para pasear sola por una ciudad desconocida
Hablar contigo misma, y observarte en escaparates ajenos… viendo allí arriba, como una veleta te indica la dirección a seguir, dibujando huellas mojadas en un suelo frio y gris. 
Cerrar los ojos y volverlos a abrir, para seguir a la primera persona que se cruce en tu camino… seguir sus pasos y entrar a una cafetería por azar, elegir la mesa de la esquina, con vistas al fin del mundo, observar todo lo que pasa a tu alrededor, y escribir una carta en papel de servilleta. Acercar la cara al cristal y sentir como el frio se cuela en tu cuerpo, y  un gesto de bufanda… que acabe con ese dolor. Volver la vista de nuevo hacia la calle… y ver aquello que te espera, anudarte los cordones del zapato izquierdo, subirte el calcetín naranja del pie derecho, y armarte de valor…
Salir.
Sacar tu mano del bolsillo, con la carta convertida en un avión de papel… y caminar hasta aquel semáforo. Esperar que se ponga verde y lanzar con toda tu fuerza el avión… cruzar los dedos, y esperar a que el azar lo ayude a cruzar, lo levante por encima de los coches, y atine a escapar de las manos de algún niño…
Allí irán tus palabras… para ser recogidas por alguien, que jamás llegarás a conocer… pero que con suerte, lo utilizará como marcapáginas en su lectura de cada noche… 

 Escuchando “Shattered” Rafa Russo

Frio frio frio…

Frio como en el Infierno

Estamos en invierno y esto es Roma
y tú no estás.
Yo voy de un lado a otro
de tu nombre,
lo mismo
que un oso en una jaula;
marco un número;
pongo la radio, escucho una canción
de Patti Smith dar vueltas dentro de Patti Smith
igual que un gato en una lavadora. Estamos en invierno y yo busco cuchillos;
miro la calle;
pienso en Pasolini;
cojes una naranja con mi mano.
Y esto es Roma.
La nieve
convierte la ciudad en una parte del cielo,
ilumina la noche,
deja sobre las casas su ángel multipicado.
Y tu no estás.
Yo cierro una ventana,
miro el televisor,
leo a Ungaretti,
pienso
la distancia es azul,
yo soy lo único que hay entre tú y este frío
Estamos en invierno y esta ciudad no es Roma
ni ninguna otra parte.
Miro atrás
has cerrado los ojos
y sueñas con un bosque;
de repente
alargas una mano,
Buscas una manzana
que está en el otro lado de la mujer dormida…
Mientras,
yo odio este mundo fría como el infierno
y el cansancio que caza lentamente mis ojos;
odio al lobo que has puesto en la palabra noche
y la forma en que llenas la habitación vacia.
Odio lo que veré
desde hoy y para siempre: tus pisadas
en la nieve de Roma, donde nunca has estado.


Benjamín Prado.

 Y mientras las manos frías, el seguir mirando por un cristal medio empañado que confunde la realidad con aquello que sueñas, … las castañas asadas, las manos de pintura aún por dar a la pared de la otra acera… y el mundo que gira …
¡Fuera vértigos!
Escuchando  “Il lungo addio”  Tre metri sopra il cielo

Lisboa

Cinco días han bastado para grabar nuestras huellas por calles hasta el momento desconocidasvistas.jpg.

Con ganas de descubrir todo lo que encontramos en el camino, buscando ángulos en sepia o blanco y negro, encontrando el color en los días de sol, así como mostrando nuestro abanico de nostalgia en un Palacio Da Pena cubierto por la niebla, enfriando las manos y los calcetines.

Tiempo para sentir, para renovarse, para dejarse llevar y volver siendo otro…
belem.jpg
Porque un amigo me dijo una vez algo así como que <<después de un viaje, nunca se vuelve siendo el mismo>>, y llevaba razón. Uno vuelve lleno de vida, de aire nuevo, de palabras y caras ahora conocidas, con un sentimiento hacia determinadas personas que crece y crece…
Rincones como Lisboa, Sintra, Belem, Estoril, Cascais, Cabo da Roca …sonidos de Fado, y lo mejor, las ganas de volver, y una lista inmensa de futuros viajes todos juntos.

Olvid-ando-me…

Dos frases que recojo del libro “Princesas olvidadas o desconocidas”…
“No sonreir, es como dejar de regar las plantas”amnesia.jpg
“Cuando me olvido, es que una idea juega al escondite dentro de mí” Princesa Amnesia

Porque… ¿qué es la amnesia, sino borrar de tus labios, palabras que nunca deberás pronunciar?
Sacar de tu mente aquello que tu razón no acepta, en una continua lucha de corazón.
Des-sentir, Des-creer, Des-ilusionarte, Des-dibujar, Des-corazonarte, Destrozar en pequeñas piezas de puzzle aquellos momentos que forman parte de tu secreto, y que tan solo de vez en cuando sacarás de tu caja de madera para componerlo y revivirlo una vez más… a oscuras, arropada por paredes cómplices…
¿qué es la amnesia para ti? además de parar un reloj de arena interno, que empieza a contar hacia atrás… 

Ciclos

Flying_lessons_by_Rivalry.jpg“-Así es la vida, implacable, alegre y triste. Todo caduca con el tiempo. El amor también… La gasolina del coche por ejemplo, si olvidas que se va a acabar te dejará tirado en medio del camino… Es necesario que la vida tenga sus ciclos. Todo nace y todo muere.
-Todo, no.
-¿Tú conoces algo que dure siempre?
-Yo te voy a querer siempre. Y si se acaba gasolina, me muero.”
L.A.D.C.P
Podría haber escrito más o menos, pero ninguna frase habría definido mejor aquello que justo en este momento quería decir. La gasolina puede durar tanto como uno quiera…
-¿un año?…
-No, siempre…

Nada se congela…

y es que tu y yo ya no somos como el resto del mundo

lo nuestro es como un tornado
es un deseo inexplicable una manera de emocion
lo nuestro es como un ciclón
rompiendo las barreras del sonido voy
tambores anunciando el fin del mundo
son latidos que se escapan de mi corazon
Piensa en frio. Iván ferreiro

Through_The_Surface_by_SirDecadence.jpg

Quisiera congelar ese momento
en el cual mis manos se derritieron…

Reestreno…

REESTRENO
(Canción de aniversario)
PUDIERA ser
que aquí llegara yo
–en todo mi teatro–
con el libro indeciso de los gestos
que la noche nos busca
y la tranquilidad
de ser desconocidos
entre focos que alumbran
esta ciencia ficción de nuestra vida.
Pudiera ser
que aquí llegara hoymeditation_by_iamkatia.jpg
sin creerme la historia que aprendimos
y trajera delirios
o canciones antiguas,
caballos de cartón
para seguirte, periódicos y anuncios
donde buscar tu nombre.

Pudiera ser también que nos extrañe
la ilusión que supuso desconocernos,
hasta llegar aquí,
fingidos en la voz, desdibujados,
como suenan los pasos de la soledad
en los cines vacíos de reestreno.
Sólo busco esta noche
lo que tus ojos buscan
cuando el placer nos cerca,
sólo entiendo el asedio de tus brazos
que no tienen pasado,
aunque tus cuerpos son
el escenario
donde mis manos miran la soledad perdida,
y hoy
todo sigue encendido como entonces,
por que sólo nos queda
                                               salir a saludar.
¡Que el telón se levante!
Crucemos los papeles que nos llevan
a la orilla del gozo y la ginebra,
sembremos con carteles nuestra piel
anunciando el horario
y las funciones,
el precio de la vida y sus manías,
los límites precisos de la escena.
Este mundo no es sueño como dicen
figuras de papel,
caballos de cartón desdibujados.
LUIS GARCÍA MONTERO
El texto es un pequeño regalo que recibí anoche por correo,
la imagen de iamkatia “Meditation”

Líneas

cieloMadrid.jpg
 
“…y en ese momento, con esa rara certeza
que sólo se tiene un par de veces en la vida,
supe que iba a pasar el resto de mi vida a su lado.
Aquella noche Mijail me contó que él creía que la vida nos concede a cada uno de nosotros unos escasos momentos de pura felicidad. A veces son días o semanas. A veces, años. Todo depende de nuestra fortuna. El recuerdo de esos momentos nos acompaña para siempre y se transforma en un país de la memoria al que tratamos de regresar durante el resto de nuestra vida sin conseguirlo…”
 
Marina. Carlos Ruíz Zafón
 
 Escuchando, Iván Ferreiro  “La distorsión”

Midiendo lunas

“Y hoy va a ser
la noche más larga del año,
y la quiero vivir como si en realidad
no tuviera, no, que asistir a su final.”
La noche más larga del año. Nacho Vegas
Las noches más largas  deberían ser como una cadena, llenas de eslabones, y cada uno de ellos un momento, un instante, un segundo fugaz. Un beso en el cual la distancia y el tiempo dejan de tener sentido.
Las noches más cortas deberían durar lo que dura un beso de despedida… breve, extraño, lejano… un beso que quedará flotando en un mundo de sensaciones perdidas. 
Las noches, … nuestras noches, nudos en los que se cruzan las vidas, los tiempos. Espirales que ciegan los ojos de los que se niegan a ver. Y es que no hay recorrido más largo que aquel que haces a oscuras, palpando el mundo exterior con tus manos, presintiendo lo que ha de venir…
¿Y si hoy la luna más corta , nos regala la noche más larga?