Etiqueta: viajar

Viaje a Oporto con niños

Empieza septiembre  y no quería dejar de contaros nuestro viaje a Oporto con  las niñas porque ha sido uno de los viajes en los que mejor lo hemos pasado.

Portugal en general me encanta, ( al menos lo que he conocido hasta ahora), y Lisboa tenía el listón muy alto, por lo que no sabía muy bien qué me depararía este viaje, pero sin embargo, se ha convertido en un destino muy especial, en el que hemos disfrutado un montón y al que espero volver pronto.

Como siempre os cuento los pros y los contras de nuestras vacaciones con las niñas pero éste ha sido bastante fácil, porque se han portado como unas campeonas a pesar de que pasamos muchas muchas horas caminando y viendo toda la ciudad.

NUESTRA VISITA A OPORTO

DÍA 1

Deciros que nuestra llegada a Oporto fue directa al apartamento que habíamos reservado a través de Booking, y que os recomiendo muchísimo porque se nota que está reformado desde hace poco tiempo y nos encantó por lo nuevo que estaba todo y la limpieza. Un apartamento muy chulo en el que las niñas disfrutaron bastante también de la zona de comedor, y de sofá y tele.  Es el Spot Family apartments por si os interesa ;). Además, como punto a favor, está bastante céntrico por lo que nos resultó muy cómodo ir andando a todos lados y dejar el coche en el parking que se encuentra muy cerca.

 

El primer día fuimos caminando hasta el centro por la Avenida de los Aliados y nos quedamos a comer justo en una de las perpendiculares porque las comidas suelen hacerse antes que aquí y pensábamos que encontraríamos ya casi todo cerrado.  Después seguimos caminando hasta la Torre de los Clérigos y para sorpresa nuestra, justo detrás en la zona que se abre detrás de la torre, había una exposición temporal  de Frida Kahlo (y como por aquí somos muy fans, pues no nos lo pensamos y pasamos a verla).

Por la tarde nos quedamos un ratito en el parque que hay justo en frente y  aprovechamos para montar en una de las tres líneas de  tranvía más turísticas ( la 18) y nos ayudó a descansar un ratito y darnos un paseo muy agradable. Para las niñas era la primera vez que montaban en tranvía, así que muy contentas.

 

Después seguimos paseando por la zona alta de Oporto, y callejeando pasamos por la Iglesia del Carmen, con su lateral formado de azulejos blancos y azules tan típicos en Portugal y que a mí personalmente me encantan, y aprovechamos para conocer una de las tiendas más bonitas que he visitado hasta ahora “A vida portuguesa”, cargadita de productos preciosos y singulares (ésta no os la podeis perder si visitais Oporto, sobre todo si queréis hacer algún regalo bonito),

 

 

DÍA 2

El segundo día con las pilas ya cargadas de nuevo aprovechamos para desayunar cerca del apartamento y la verdad es que un desayuno con croissant o tostada y café sale muy económico, cosa que también nos llamó la atención. Buenos desayunos a precios mejores aún.

Para este día había reservado en el free tour de City lovers y deciros que los guías nos recibieron con una gran amabilidad en la Praça da Liberdade y resultó muy anecdótico y divertido. La única pega que para nuestro gusto iban demasiado rápido y nosotros con las dos niñas pues nos costó algo más seguir el ritmo y en lo que paramos a hacer unas fotos, acabamos por perder al grupo xdd. Pero bueno, después de ver la zona de la Catedral, la estación de Sao Bento y callejear cerca de la Ribera del Douro, acabamos parando en el Mercado Ferreira Borges, un mercado de hierro rojo que impone nada mas verlo, con sala de exposiciones, cafetería y restaurante, y con una decoración chula en el restaurante pero al llegar nos dijeron que estaban completos y finalmente no comimos allí.

Pero buscando vegetarianos, encontramos O Caçula, y allí fuimos  y la verdad es que nos encantó. menús a buen precio y con productos geniales. Por la tarde pasamos por la Rua das Flores, con mucha vida y lugares  bastantes bonitos. Nuestra parada fue en la “Chocolataria das Flores” a tomar un cafelito y las niñas probaron sus chocolates y casi nos quedamos allí toda la tarde xdd.

Bajamos hasta la ribera del río que me parece preciosa a pasear un rato y entramos a alguna de las tiendas de cerámica portuguesa donde me enamoré de más de una cosa.  Y en ese paseo, cuando parecía que ya no podíamos más y que tocaba volver al apartamento y cenar algo de camino, a Vera se le ocurrió que teníamos que montar en el teleférico. Así que, allí nos ves cruzando el Puente Don Luis (unas vistas preciosas ) y disfrutando de 5 minutos de teleférico (que es carísimo para el tiempo que dura, pero Vera cumplía su sueño).

Y como no, acabamos pasando una de las mejores noches en Vilanova de Gaia, con un paseo a lo largo del río precioso y mucho menos saturado que del otro lado, paseando por las bodegas de vino de la zona y cenando en un mercado, en el que además había opción vegana para papá M en Da terra. Nosotras comimos unas piadinas riquísimas.

La vuelta la hicimos en taxi, ya agotados pero después de haber pasado un día genial visitando esta bonita ciudad.

DÍA 3

Aveiro- Costanova ( lo reservo para otro post porque me parece una zona bonita de visitar y merece un post 😉 )

 

DÍA 4

El cuarto día, después de tomar un desayuno riquísimo en BBGourmet, nos fuimos directos a la zona de la Ribera para visitar el Palacio de la Bolsa, pero nos dijeron que debíamos reservar una hora y un grupo, por lo que lo dejamos para después de comer.

Paseamos por toda la zona, y paramos en el museo de las marionetas,  en ese momento además no había nadie por lo que estuvimos muy tranquilos y las niñas jugaron un poquito con las marionetas que se podían coger, vieron algún que otro video y alguna audición. La verdad es que resultó un ratito muy agradable (la entrada sale por dos euros por persona).

Caminamos hasta la zona alta de nuevo, y entramos a tomar algo en la “Galería de París”, que creo que es visita imprescindible al menos para tomar algo. A mediodía solo tienen un menú cerrado y por la noche sí hay carta, así que como no tenían ninguna opción vegana, decidimos tomar algo y buscar algún otro lugar para comer.  La Galería de París es una cafetería-restaurante con multitud de objetos, juguetes… que mas bien parece un museo, por lo que merece la pena visitarlo por lo curioso del lugar.

Después de comer, fuimos al Palacio de la Bolsa y el palacio nos pareció precioso y muy lugar para visitar, aunque íbamos buscando un asiento ya como agua de mayo.

De ahí decidimos volver a coger unos regalitos en A Vida Portuguesa, y visitar una de las librerías más bonitas de Europa, la Livraria Lello , que según dicen la autora de Harry Potter se inspiró en esta librería para algunos de los escenarios. La verdad es que es una curiosidad que merece la pena visitar, porque hasta ahora nunca había visto una librería tan bonita y con tanta personalidad. Sin embargo, me pareció que es difícil visitarla por la cantidad de gente que hay siempre, por lo que es complicado moverte por la tienda. La entrada son 5 euros pero si compras un libro te lo descuentan del precio de éste. Nosotros cogimos un álbum ilustrado infantil para las niñas, en portugués, Batata Chaca Chaca, muy divertido.

Pasamos la tarde paseando por las calles de Oporto y la Rua Santa Catarina, una de las zonas más comerciales, y en la parte alta está la Capilla de las Almas con unos azulejos preciosos.

 

Después de nuestros días en Oporto se me ocurre que a lo mejor os interesa un listado con algunos sitios para desayunar o comer con buenos precios y en lugares bonitos. ¿Os apetece?

El bacalao de la foto es en A Parte (recomendable 100%)

DESAYUNAR EN OPORTO

-Cualquier cafetería local tendrá un desayuno bastante bueno y a buen precio.

-BbGourmet.  Desayunos deliciosos

-Chocolataria das Flores. Un buen chocolate, pastas… la mejor opción para los golosos.

-Hungry Biker. Un lugar pequeñito con una decoración chula.

-7g Roaster. En Vilanova de Gaia, cierra pronto pero con ricos brunch.

-O Diplomata. Tortitas, smothies y desayunos con una pinta estupenda.

-Café Majestic. Nosotros no llegamos a entrar pero está recomendado en todas las guías por uno de los mejores sitios donde tomar un café o comer una francesinha.

 

COMIDAS /CENAS

-O Caçula. Opciones vegetarianas y veganas

-A Parte. Uno de los sitios más chulos donde cenamos, con música en directo y comida riquísima. El bacalao a Brás espectacular. Además con una decoración muy vintage.

-Restaurante Baixa. Cerca de la Avenida de los Aliados. Comida normal pero agradable el trato y el lugar.

-Mercado Beira- Río. Una opción genial en Vilanova de Gaia, donde puedes elegir comida del sitio que prefieras  y comer en las mesas centrales. A nosotros nos vino bien para elegir unas piadinas y papá un menú vegano de Da terra. Buena comida, vinos y hasta algún postre riquísimo. Merece mucho la pena.

-Centro comercial Vía Catarina. Nosotros lo teníamos cerca del alojamiento y siempre es una buena opción porque tienes diferentes sitios donde elegir comida y  compartir también en las mesas centrales. Además, a pesar de ser un centro comercial, está decorado con las típicas casitas de Oporto, azulejos, etc

 

Y ya sabéis… no dejéis de visitar Oporto si teneis oportunidad porque es una ciudad preciosa con un encanto increíble, tanto para mayores como para los más peques de la casa. 😉

Úbeda y Baeza con niños

¡hola! ¿qué tal ha ido esta semana? nuestra semana santa ha sido tranquilita. Hemos estado por casa, saliendo a ver alguna procesión los días que el tiempo ha acompañado y visitando dos lugares con muchísimo encanto, Úbeda y Baeza.

Tenía muchas ganas de visitarlas desde hace tiempo pero aún no nos habíamos animado y el sábado fue el día.  La verdad es que el día estuvo más fresco de lo que esperábamos e incluso pasamos algo de frío pero mereció mucho la pena, y las niñas se lo pasaron fenomenal.

ÚBEDA

Nuestro recorrido empezó por Úbeda y siguiendo los pasos que habíamos leído en algunas recomendaciones por internet, aparcamos nuestro coche por la zona de la muralla, aunque estaba llenísimo de turistas, que como nosotros, cámara en mano llegamos a la misma hora jeje.

Empezamos la visita por la Plaza Vázquez de Molina, que es un referente en Úbeda, y donde se puede apreciar la huella renacentista. En esta misma plaza pudimos ver la Sacra Capilla de El Salvador, el Parador de turismo en el Palacio del Deán Ortega, la Iglesia de Santa María de los Reales Alcázares y por último el actual ayuntamiento de la localidad. Sin duda esta plaza fue una de las que mas nos gustó por la amplitud y majestuosidad que tiene.  Las niñas aprovecharon para hacer sus propias fotos, correr y saltar por toda la plaza… Entramos un momento al Parador de turismo, y es que el patio de entrada se puede visitar de manera gratuita.

Un poco más arriba, detrás del ayuntamiento hicimos una parada para tomar algo y continuamos el recorrido por las calles y placitas de Úbeda. Si os digo la verdad,  a las niñas lo que más les gustó fue encontrar un mini parque en la Plaza Primero de Mayo, así que aprovecharon otro ratito para disfrutar mientras que nosotros veíamos los edificios que la rodean como la Iglesia de San Pablo.

Aprovechamos el resto de la mañana y mediodía para pasear por toda la zona y por la Calle Real donde casi no se podía ni entrar de la gente que había para probar los pinchos de la zona. En esa misma zona también encontramos tiendecitas con mucho encanto y donde se podían comprar productos propios de la zona como aceites, hornazos, etc

Después de comer por esta zona, nos fuimos hasta Baeza donde pasamos la tarde. Tampoco tuvimos problema para aparcar por la Calle del Carmen y desde ahí bajamos andando hasta el casco histórico.

BAEZA

Baeza, al igual que la anterior, también fue declarada hace algunos años Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. La verdad es que ambas nos han parecido lugares para no perderse.  Particularmente me gustó más Úbeda que Baeza, pero las dos tienen un encanto especial.

En Baeza comenzamos nuestro camino por el casco histórico en la Catedral, también renacentista. Sin duda es un edificio precioso  y en un enclave muy bonito, en una plaza con una de las fuentes más bonitas que vimos por la zona, la fuente de Santa María.

Al salir de aquí, nos acercamos a una de las zonas más altas para disfrutar de las vistas y del mar de olivos. Me encantaron las vistas, con los cerros, los olivos y al fondo las montañas aún nevadas.

Seguimos callejeando hasta la Plaza del Pópulo con la fuente de los leones y un arco precioso en la esquina de la plaza.  Y para acabar nuestro viaje nos acercamos hasta la Plaza de la Constitución, llena de arcos y soportales y con un gran ambiente de gente, donde disfrutamos de un cafelito en uno de los locales.

Si os digo la verdad, fue una excursión improvisada pero que nos ha encantado  y no descartamos volver pronto para seguir viendo algunos de los rincones que se nos quedaron en el tintero como la Sinagoga del Agua y alguna cosita más.

A los que preguntais si es un sitio recomendado para ir con niños os diría que sin duda. Las plazas tan amplias y el encanto de estas dos ciudades acoge perfectamente a los más peques de la casa y ya os digo que las nuestras lo pasaron pipa corriendo de un lado para otro y descubriendo lugares nuevos (aunque sea parques nuevos xdd).